Una noche con Alejandra

Los orígenes del masaje erótico y masaje tantra
30 enero, 2019

Una noche con Alejandra

Todos, de una forma u otra, hemos tenido momentos de mucho estrés. Y ahora que te encuentras cansado lo sabes bien. El ajetreo y el ruido de la ciudad te molestan, por eso necesitas un respiro y clarificar tu mente. Tu cuerpo también habla y te has dado cuenta de que este lenguaje te ha pedido a gritos un break. Por fortuna, Alejandra lo sabe y tiene una solución para ti, en una casa de relax en Madrid.

Casa de relax en Madrid donde tocarás el cielo

Te has preparado en los ámbitos profesionales de tu carrera, pero a veces olvidas algo primordial: tu cuerpo necesita un tipo de alimento, distinto al nutricional, uno que te ayudará a ver las cosas desde otra perspectiva, que te dará paz y tranquilidad, como lo hace un alimento espiritual.

Ella también sabe que tú necesitas un momento de relajamiento y placer. Por esto se encuentra preparada para ayudarte a sentir placer en Madrid, al estimular tus sentidos y contribuir con sus conocimientos a tu satisfacción.

Además de su belleza exterior, su juventud y su experiencia, ella representa la figura de una profesional que se encarga de hacerte tocar el cielo, como un viaje espiritual, mediante su cuerpo acariciando el tuyo.

Pero no todas las personas están conscientes de cómo brindar esta sustancia al cuerpo. Ella, por fortuna, por medio de técnicas del masaje tantra te proporciona todo para cubrir esta necesidad que complementa al cuerpo.

El ritual es parte de la experiencia. Una luz tenue que se filtra por las cortinas ilumina la habitación donde se encuentra la camilla donde estarás completamente tranquilo. Las fragancias que se dispersan en el aire juegan un papel fundamental: aromatizan el espacio con el propósito de hacerte sentir en confianza, sin alteraciones, sin prisas.

Tu cuerpo ahora se encuentra en estado natural. No tienes la obligación de cubrirte con la ropa que vistes a diario como parte de tu rutina. Es un momento especial y una toalla es suficiente. Ella se cubrirá sus manos con aceites esenciales y las pasará sobre tu cuerpo. Alejandra conoce los secretos de la técnica que explora tus zonas erógenas, para alcanzar el equilibrio y la armonía, un estado superior de conciencia, una plenitud que te hará tocar el cielo.

Sin embargo, tú eres quien eliges si quieres permanecer como receptor o si prefieres interactuar con ella en este ritual mágico que fusiona el cuerpo y el espíritu para disfrutar de los places de la vida. Cualquiera que sea el camino que escojas para tu bienestar, ella se encuentra dispuesta a conseguirlo.

Ella sabe que tienes que fortalecer tu intimidad, que sanar por dentro, explorar tu cuerpo en busca de sensaciones que mereces y que son la solución al ruido cotidiano que te estresa o te molesta. Naturalmente, tú tienes que poner de tu parte, que conectarte con la magia. Ella está abierta a las posibilidades y por eso te propone distintas posturas, varias opciones.

Una de estas es un masaje especial, en el que podrás recostarte sobre tu espalda de manera que te encuentres cómodo. Ella te pedirá que levantes el torso y la cabeza, separes un poco tus piernas y dobles un poco tus rodillas. Por supuesto, todo esto ella lo conoce bien. Después, toma un poco de lubricante y lo esparce delicadamente por todas las partes de tu cuerpo, incluso sobre tu lingam y por tus testículos.

Con sus manos inicia el masaje, que abarca también tus partes íntimas, tu escroto y tus testículos para relajar esta área muy sensible. Posteriormente, te acaricia el pubis y, si quieres, de manera sumamente sutil, el perineo, para que no te sientas incómodo. Procede con un masajeo del asta de tu lingam, con variaciones en el ritmo y la intensidad. Mientras tanto tú solo debes disfrutar el momento, cada una de las sensaciones que se originen de este ritual, en el que las manos de ella son el vehículo para llevarte a experimentar un placentero viaje hacia el cielo.

No obstante, esta técnica es solo una de una gama de servicios que Alejandra te brinda para que experimentes un momento maravilloso. Y la duración de cada uno de estos momentos tú la decides. Solo debes indicarle dónde y cuándo. Y ella te dirá qué sigue…

Sensualidad y elegancia, la compañía que siempre he buscado

Alejandra es una especialista, sensual, elegante, y una excelente compañía para mis reuniones. El manejo de su cultura y su estilo me encantan. Me caen como anillo al dedo. Ella es excepcional, y a veces no sé cómo describir todo lo que me hace sentir. Entiendo que este es su trabajo, pero también comprendo que, más que una rutina, esta labor la convierte en una mujer única, que contribuye a mi bienestar.

Yo le he pedido que me acompañe a varias reuniones. Ella necesita que le confirmen la cita para hacer formal el trato. Sus servicios cuestan, por supuesto, pero es un precio que vale muchísimo la pena pagar. No me arrepiento y, por el contrario, resulta para mí una excelente opción cuando vengo a Madrid.

Acepto que no siempre tengo el tiempo para viajar por placer, que la mayoría de las veces estos viajes son por negocios. Sin embargo, toda esa presión y estrés del trabajo se compensan con la sensualidad de una top model como ella.

Soy un hombre exigente y me gusta lo mejor. Acudo con Alejandra porque sus servicios son de lujo. Ella es discreta, natural y muy sensual. Eso me excita mucho de ella. Además, me hace sentir en confianza cuando estoy en la reunión con los ejecutivos del trabajo. Sin embargo, hay algo mucho mejor: cuando termina la reunión nos vamos a brindar a un espacio más íntimo, ella y yo solos.

Alejandra es de mente abierta y comprende a la perfección mis necesidades. Cuando salimos de la reunión de trabajo empieza realmente la aventura. En la sala de reunión solo teníamos tiempo de lanzarnos algunas miradas coquetas. Pero la mayoría de las veces nos vamos a un restaurante y tenemos una cena muy íntima, y ahí aprovechamos para conocernos mejor. Platicamos, entre otras cosas, de ir a la habitación a relajarnos un poco.

Ella sabe ya a qué me refiero y yo entiendo igualmente lo que esto implica. Ambos estamos conscientes de que aquí es realmente cuando surge la magia.

Me encanta esta parte del momento porque ella sabe lo que yo necesito, cuáles son mis puntos erógenos y cómo estimularme para satisfacer cada uno de mis caprichos, sobre todo cuando estoy muy tenso.

Ella tiene todo preparado para una noche inolvidable. Sé que lo que me espera es una experiencia increíble. En el trayecto platicamos como muy buenos amigos, ella a veces me confiesa sus aventuras, y yo, por mi parte, le expreso algunas de mis fantasías.

Cuando llegamos a la habitación ella toma la iniciativa, enciende las lámparas a media luz, aromatiza la habitación con fragancias suaves y estimulantes. Me dice que me relaje, que me acueste en la cama y para esto se acerca muy sensualmente hacia mí con movimientos delicados.

Es en este momento cuando me siento privilegiado por su compañía y todo el esfuerzo del trabajo se ve recompensado en un instante previo al placer, al conocimiento de mis sensaciones gracias a la magia de sus manos, de su boca, de todo su cuerpo palpitando al mismo tiempo que mi corazón, y allí todo puede suceder.

Ella se para frente a mí, y yo, sentado al pie de la cama, le quito el vestido rojo que trae puesto y cae lentamente en la alfombra. Desabrocho suavemente su sostén y se queda solo en una tanga del mismo color. Su cuerpo huele a durazno. Y entonces ella me acaricia y yo aprovecho para tocar y sentir cada poro de su cuerpo.

Su belleza realmente me fascina, al grado de que en esos momentos prefiero que ella sea la protagonista, que ella se encargue de mi felicidad. Naturalmente, estoy consciente de que esto es parte de su labor, y por ello lo disfruto a flor de piel.

Alejandra es experta y sabe muy bien cómo tocarme para experimentar una plenitud espiritual. Sus masajes son espléndidos. Utiliza muy sabiamente sus manos, sus brazos y sus piernas sobre mi cuerpo.

Yo, acostado, y ella encima de mí con toda libertad de agregar o quitar elementos que contribuyan a la experiencia por la cual la he llamado. Alejandra es mi favorita, debo admitirlo. Es una mezcla de sensibilidad, belleza y conocimiento en una sola persona. Sé que tengo la libertad de elegir, pero también confío en Alejandra y en su creatividad, así que permito que ella escoja, desde cómo empezar, ya sea que me quiera masajear primero acostado boca abajo, o boca arriba. Y yo le obedezco, porque sé que esto forma parte del ritual. Lo demás, es cuestión de sentir, de cerrar los ojos y experimentar los estímulos en mis zonas erógenas.

Cuando vengo a la capital de España, o busco una casa de relax en Madrid, es con ella a quien me dirijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pídeme una cita
close slider

¡PIDE CITA AHORA!

Llama al 653 989 047

Nada tan placentero y relajante como descubrir la calidez del masaje tántrico en un ambiente confortablemente adaptado para ti.

error: Content is protected !!